¿Cuáles son las funciones de un conserje?

La conserjería aporta a una comunidad de vecinos muchas cosas, el conserje suele tener un perfil profesional más que versátil, podría definirse como “un manitas”. Pero a veces alguno de los vecinos considera que no cumple todas las tareas que debería. Por ello vamos a tratar de clarificar, ¿cuáles son las funciones de un conserje?



Como hemos dicho, el conserje suele ser una persona capaz de llevar a cabo diversas tareas, pero esto no significa que sea omnipotente. Un conserje no es un mayordomo, y aunque esto parece obvio para el común de los mortales, hay vecinos que a veces, sin maldad alguna, parecen no tenerlo del todo claro. En primer lugar, cabe destacar que la siguiente enumeración de tareas es orientativa, y que cada conserje se acoge a un convenio y un contrato que suscriben hasta donde llegan sus funciones. Dicho esto, reformulamos la pregunta: ¿cuáles son las funciones más comunes que cumple un conserje?

Empresa de conserjería

-          Vigilancia

El conserje suele tener su “oficina” en la entrada de la finca o comunidad, por lo que una de sus principales funciones suele ser el control de accesos al edificio. Abre y cierra el portal, y dedica un saludo cordial a los vecinos y una amable invitación a abandonar las instalaciones a aquellas personas que la comunidad no desea que entren.

-          Energía

Otra de sus funciones es la de apagar y encender según convengan los propietarios la luz y la calefacción. El ahorro de energía es notable cuando la comunidad cuenta con un profesional encargado de esta labor. Es sustancialmente más cómodo y eficiente que los temidos turnos entre propietarios.

-          Correspondencia

Un buen conserje también se encarga de repartir la correspondencia entre los inquilinos, descartando la molesta publicidad que en la mayoría de casos no queremos ni ver. De nuevo añade un plus de comodidad a la comunidad.

-          Contenedores

Como ocurre con la luz y la calefacción, los turnos para sacar los contenedores de basuras del portal a la calle y viceversa suelen ser motivo de enfados, olvidos y malentendidos. El conserje se encarga de que esto no ocurra, permite a los propietarios despreocuparse de una tarea más y asegura que los contenedores estén siempre a la hora que deben estar en la calle y dentro del edificio.

A pesar de que estas son las funciones más comunes, hay otras que puede asumir si así lo acuerda con la comunidad, como por ejemplo: limpieza general del edificio, ascensores y escaleras si el tamaño de la finca lo permite, contacto con el servicio técnico que corresponda en caso de que alguna instalación se averíe y no esté en su mano el repararla, mantenimiento de jardines y piscinas (en este caso estas funciones deberán estar recogidas en los estatutos, y la comunidad tendrá la obligación de facilitarle las herramientas necesarias para el desempeño de la labor), control de las llaves correspondientes a zonas de uso común como la azotea, cuarto de contadores,…etc.

Como habrás podido deducir, el conserje es el ángel de la guarda que toda comunidad de vecinos necesita. Añade comodidad, seguridad, eficacia y profesionalidad a la realización de las labores propias del mantenimiento integral de un edificio. En Coesservi, contamos con la experiencia de más de 25 años prestando este servicio a comunidades de vecinos. Si aún no cuentas con un servicio de conserjería en tu comunidad, ¿a qué esperas?, te sorprenderá el precio y te enamorarán los resultados. Si tu comunidad ya cuenta con un conserje, pero no con los resultados que esperaba, no dudes en consultarnos a través de nuestro formulario y pedirnos presupuesto para que el profesional que guarda tu comunidad sea el conserje que la finca merece.