¿Qué planta es la mejor a la hora de elegir piso?

En este artículo vamos a destacar una de las mayores preguntas que nos hacemos a la hora de tener que elegir la altura donde vivir. Como se suele decir, para gustos los colores, pero es cierto que solemos entrar en debate con nuestras parejas debido a diferentes gustos: un bajo con jardín, un ático para que no nos molesten arriba,… una pregunta más habitual de lo que parece.

Inicialmente debemos de pensar en los gastos que nos conlleva la altura del piso y pensar en lo que más nos compense. En el caso de pisos de segunda mano, tenemos que tener en cuenta  que en algunas viviendas, se está planteando seriamente que el mantenimiento de comunidades sea más caro para las plantas superiores, poniendo el caso del uso del ascensor. Claramente, las viviendas de más arriba harán más uso que los bajos, y en algunas comunidades de vecinos se plantea que el coste no se reparta por coeficiente, sino que los pisos de plantas superiores paguen más que las inferiores ¿Sería posible alcanzar este acuerdo? ¿Qué mayoría se necesita?

Para este tipo de acuerdos, la mayoría que se necesita es la misma que para la instalación de un ascensor:

  •        Mayoría simple de propietarios, que representen a su vez, la mayoría de las cuotas de participación.
  •        Los tribunales han establecido esta misma mayoría para los acuerdos directamente asociados a la instalación del objeto (en este caso un ascensor). ¡Atención! Esto es así aunque el acuerdo “complementario” implique modificar los estatutos o el título constitutivo de la comunidad.

Por lo tanto, aunque los estatutos de su comunidad indiquen que los gastos comunitarios se reparten por coeficientes, pueden acordar que el coste de instalación se reparta proporcionalmente según la altura de cada piso. Pero cuál es el sistema de reparto más adecuado?

  •        Estos acuerdos “complementarios” no pueden perjudicar gravemente a ningún vecino.
  •        Una opción es que el reparto se haga en función al aumento de valor que cada piso conseguirá gracias a la instalación del bien. (se recomienda la tasación de los pisos antes y después de la instalación y se reparta el coste en función al porcentaje de incremento)
  •        Conclusión: Se entiende que es debidamente imputable un gasto superior a los pisos superiores en el mantenimiento del bien instalado

En el caso de elección de altura en obra nueva, está claro: el ático es el rey. Si el comprador se acerca a una promotora para adquirir una casa, el ático es la joya de la corona. Si eres el primero de la promoción en elegir, lo normal es que elijas el ático independientemente de los gastos adicionales que conlleve. Las razones: La terraza, la luz, las vistas y no tener a nadie encima que pueda molestar por ruidos. Las contras: Es el más caro pero en caso de necesidad de venta, es el que se vende más rápidamente.

El ático

Los analistas se pronuncian a favor de este tipo de viviendas ya que “el valor del atractivo de un inmueble a cielo abierto. Son tremendamente luminosos y las vistas ayudan” asegura Gerardo Mochales, director de Residencial de Aguirre Newman. Las promotoras utilizan sus criterios de armas de venta, donde señala Larcovi que “los pisos que antes pide la gente son los áticos aunque sean más caros. Todas nuestras promociones tienen áticos”.

La luminosidad, la sensación que produce el espacio libre y la posibilidad de construir más habitaciones -en este caso se necesita el permiso de la comunidad- son singularidades esenciales del ático.

Inconvenientes: Las goteras que indudablemente puede que surjan, bien crearlas al de abajo o bien por tratarse de hogares directamente expuestos a las inclemencias del tiempo. En referencia al espacio, un ático suele tener menos metros construidos, y aunque tenga terraza, solamente es aprovechable durante los meses con buen tiempo.

Bajo con jardín

La segunda opción tras la imposibilidad de alcanzar un ático. Cosas a favor: No pierdes metros de edificación, ganando un espacio adicional con un jardín propio donde las familias con niños pueden disfrutar más de su vivienda.

En contra: Inseguridad, aunque no parece que en una urbanización vigilada con el servicio de conserjería sea un inconveniente. Ruidos, siendo el problema principal en verano, en el caso de tener piscina u otras zonas de ocio.

Los intermedios

El cuarto piso y el tercero, en un edificio de cinco alturas, son los inmediatamente más convenientes para elegir. El cuarto puede sufrir goteras o humedades, pero tiene más luz y la seguridad presenta un alto nivel a juicio de los expertos. Lo más negativo de estos pisos es que hay gente viviendo encima, con los consiguientes ruidos.

En el caso de un segundo piso, lo mejor es que el precio en muchas ocasiones es el mismo que el primero y, sin embargo, la luz y la seguridad tienden a aumentar.

El «patito feo»

El primer piso de cualquier urbanización es, desde un principio, el 'patito feo'. «Los aspectos negativos de las plantas primeras son la falta de luminosidad y la posible existencia de bajos comerciales, con sus consiguientes ruidos...», señalan en Detinsa. No sólo eso, también los olores del alcantarillado interior o exterior y no digamos si lo que hay debajo de la vivienda es un bar. Esta posibilidad hay que valorarla, pero no se puede controlar con anterioridad a la compra.

Por contra, un primero sin locales abajo o con una simple oficina, puede ser una buena compra siempre que se prevea que tiene buena luz, cuestión más difícil en este caso.

Conclusión, la elección de tipo de vivienda es un tema relativamente proporcional al tipo de caso que exista particularmente, que teniendo en cuenta estos factores, podemos terminar en una buena elección y sin sorpresas.

En caso de necesitar cualquier tipo de duda en el mantenimiento de comunidades, o si necesitas alguien especializado en jardinería o limpieza de comunidades, en Coesservi estamos para ayudaros.


Recuerda que cuentas con coesservi para apoyarte en el mantenimiento integral de edificios que mediante su servicio de Facility Management engloba la gestión de los inmuebles, de los espacios y de los servicios de soporte necesarios.